MiraDA con las mujeres en su día internacional

Al acercarse el final del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el equipo de MiraDA, formado por mujeres, quiere homenajear a todas esas luchadoras, valientes, fuertes y emprendedoras que hacen de su día a día una victoria constante.

Todas merecen homenaje pero hoy queremos centrarnos en las madres que más conocemos. Madres que vienen a diario a nuestro centro visual para que sus hijos reciban terapia. Son enérgicas, valerosas y combativas. No se conforman con un diagnóstico negativo, buscan soluciones y hacen todo lo posible por sus hijos. Esas son las que hoy queremos recordar.

¿Por qué celebramos el 8 de marzo?

Aunque pueda parecer que es una fecha más marcada internacionalmente para luchar contra la desigualdad entre hombres y mujeres, la fecha está escogida a conciencia por la comunidad internacional. El 8 de marzo de 1857 y el de 1908 se produjeron dos huelgas que marcaron la historia por la lucha de los derechos de la mujer.

En la primera,  las trabajadoras de una compañía textil se manifestaron por primera vez por sus condiciones laborales. Trabajaban más de 12 horas y percibían un 70% menos de sueldo que los hombres.

En la segunda, 120 mujeres fueron devoradas por las llamas de la fábrica textil en la que trabajaban y en la que sus superiores las habían encerrado.

¿Qué se reivindica?

Dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos
que: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.” Es decir, como iguales. Y contra eso luchamos anualmente.

No es que el resto del año no se luche para acabar con el machismo y las injusticias sociales pero, como lucha centenaria ya, es necesario un día para reflexionar a nivel internacional.

Por eso desde MiraDA hemos querido estar presentes en este día y aportar nuestro granito de arena recordando a todas esas amigas que cada día salen a luchar por nuestros derechos. No hace falta ser una gran revolucionaria para eso, simplemente ir a trabajar y demostrar lo que vales Porque somos capaces de todo y merecemos lo mismo que los hombres. Todas ellas, madres, hijas, hermanas,… son mujeres atrevidas, vitales, emprendedoras, que rompen normas, barreras y se superan a cada momento. Para todas ellas, las que nos leen y las que deberían hacerlo pero aún no pueden, va nuestro homenaje. ¡Felicidades chicas!

Publicado en Artículos.

Deja un comentario