Loading...

Ambliopía u Ojo Vago

La ambliopía, también conocida como ojo vago, se define como la disfunción por la cual la agudeza visual de uno de los ojos no alcanza el 100% de su capacidad sin causa aparente. Es decir, el ojo no está trabajando lo suficiente sin que haya alguna enfermedad o problema aparente y después de haber puesto la mejor corrección óptica posible.

¿Por qué el término ojo vago no es correcto? Porque el ojo no es vago. No le ocurre nada, simplemente se está produciendo una interrupción en el proceso neurológico de la visión. Vemos por tanto como, tal y como indica la optometrista Pilar Vergara, “la visión es un proceso que ocurre en el cerebro y no en el ojo.” El ojo funciona, no tiene problemas, es el recorrido que hace la visión hasta el cerebro lo que está dañado y hay que reparar a través de la terapia.

La ambliopía es una dificultad en la visión que afecta a la persona de manera integral. La agudeza visual es solo la punta del iceberg de la que derivan problemas que afectarán a toda la vida del paciente.

Entre ellos encontramos:

  • Los movimientos oculares (el paciente puede presentar dificultades para golpear o recoger una pelota, lee guiándose con el dedo, se pierde al copiar de un lugar a otro,…),
  • El enfoque (que puede ocasionar problemas para copiar de la pizarra, provoca que la comprensión sea reducida y que el paciente evite la realización de tareas entre otros),
  • La coordinación ocular (aparecen las dificultades en la lectura comprensiva, se produce doble visión, atención limitada,…)
  • La coordinación ojo – mano (el paciente puede encontrar tareas como la escritura estresante y muy fatigosa, y tareas relacionadas con la motricidad fina muy difíciles),
  • Los conceptos direccionales (la ambliopía puede provocar la inversión de letras y números),
  • La reproducción de percepción visual de formas (el paciente confunde palabras similares o presenta problemas para dibujar) o
  • La memoria visual y visualización (en este campo, la ambliopía puede provocar problemas en el deletreo, baja comprensión lectora, o poca memoria de lo que vemos y leemos)

Solución Tradicional

En niños, uso de parche en el ojo con mejor visión para intentar mejorar la agudeza visual del ojo vago. El tratamiento de estimulación visual mediante la terapia de entrenamiento mejora todas las habilidades para el aprendizaje.

Solución MiraDa

Para niños, el tratamiento de elección es sin duda la terapia neurovisuocognitiva con la cual se consigue mejorar e incluso igualar las habilidades visuales de ambos ojos mediante un entrenamiento y aprendizaje visual.

El optometrista propone al paciente un tratamiento para mejorar las habilidades visuales que interfieren en su aprendizaje y trabaja en esta línea siendo también el oftalmólogo especializado el que en sus revisiones periódicas al paciente puede comprobar todas las mejoras obtenidas en el entrenamiento visual así como la salud visual del paciente.