Loading...

Déficit de atención

El trastorno de déficit de atención (TDA) tiene un origen neurobiológico, habitual en la infancia, provocado por la inmadurez de los sistemas que regulan el nivel de movimiento, atención o impulsividad. El padecer este trastorno por lo tanto, puede dificultar enormemente la concentración, el estarse quieto, el ser pausados y no impulsivos, el seguir instrucciones o recordarlas y, por lo tanto, el  aprendizaje. Puede venir acompañado de hiperactividad (TDAH), siendo ésta uno de los síntomas más evidentes.

Muchos niños diagnosticados con déficit de atención con o sin hiperactividad suelen tener problemas de visión no detectados en una consulta de oftalmología u óptica convencional.