Las consecuencias del bullying a nivel visual

Recientemente, Ana Isabel Conchillo ha publicado un artículo en la revista COOOA Optometría en el que nos habla de las consecuencias que el bullying tiene en la visión de aquellos que lo padecen.

ana-isabel-conchillo_blog

Según nos explica, la tensión provocada por los abusos afectan de manera directa a los niños. A nivel visual se producen sobre todo dos situaciones: Por un lado, el “Síndrome de Streff “o ambliopía bilateral funcional juvenil y, por otro, la “ambliopía histérica”.

El Síndrome de Streff se caracteriza por:

  • Reducción bilateral de la agudeza visual de lejos y cerca, con una expresión facial característica de malestar durante la toma de la medida, así como una velocidad de procesamiento muy lenta.
  • Ausencia significativa de defecto refractivo.
  • Ausencia de patología o lesión orgánica.
  • Campos visuales que pueden estar limitados o ser variables.
  • Fallos en la coordinación ojo-mano.
  • Alteraciones en la percepción del color.
  • Problemas en el sistema acomodativo, que se puede manifestar con una amplitud de acomodación baja y/o mala flexibilidad acomodativa.
  • Normalmente se produce más en mujeres que en hombres y, según explica Conchillo, su experiencia le ha demostrado que en la mayoría eran muy buenos estudiantes.

Para tratar estos casos, la optometria recomienda:

  • Encontrar una lente “terapeútica” que alivie ese estrés visual.
  • Hacer un programa de terapia visual.
  • Trabajar con un psicólogo.

 

Ana Isabel, nos habla en su artículo sobre el caso de una niña de 12 años, acosada por sus compañeros por ser una estudiante ejemplar. Según explica, su agudeza visual era de 0,4 en lejos y de un 0,63 en cerca. La refracción era ínfima, 0,50 de astigmatismo en ambos ojos que, compensado, no mejoraba la agudeza visual del paciente.

Tras una revisión visual se produjo una reducción de la agudeza visual que no mejoraba con corrección. Después de  muchas pruebas médicas, se determinó que la niña estaba perfecta a nivel de salud.

Conchillo, utilizó una prescripción de lente positiva en ambos ojos pero, aunque el confort era mayor, no había un cambio significativo en la agudeza visual. Como segunda opción usó una prescripción de prismas gemelos, esto hizo que la expresión facial de la chica cambiará por completo. Por su parte, con esta graduación neurofuncional conseguió pasar de 0,4 a 0,9 de AV al final del examen de eficacia visual.

 

Aunque las lentes ayuden, es muy importante terminar el tratamiento con terapia visual para normalizar el sistema visual del paciente.

Dos de cada tres niños que no son tratados recuperan la agudeza visual sin prescripción en un periodo de tiempo que oscila entre un mes y cuatro años, aproximadamente debido a este síndrome que desequilibra el sistema visual y , en términos generales, estos suelen tener un rendimiento académico inferior.

Publicado en Ambliopía, Sin Categoría.

Deja un comentario