La luz de las pantallas digitales aumenta un 23% la muerte de células de la retina

Un reciente estudio, realizado en ratones, por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha demostrado que la exposición continuada a la luz de las pantallas digitales puede aumentar hasta en un 23% la muerte de las células de las retinas.

El trabajo ha sido dirigido por la profesora Celia Sánchez-Ramos, del Departamento de Optometría y Visión de la Facultad de Óptica y Optometría, quien buscaba confirmar en animales lo que estudios previos de laboratorio, realizados con células del epitelio pigmentario de la retina de donantes humanos, ya habían anunciado: la muerte celular programada o apoptosis.

El experimento

Se dispusieron tres grupos de roedores:

El primer grupo fue sometido a la luz que emitían seis tabletas con pantallas LED. Estas, que emitían entre 15.000 y 20.000 cuantos de luz blanca (cantidad baja en comparación con la energía de algunos teléfonos móviles) fueron colocadas rodeando la jaula de unos cuantos ratones durante tres meses. En este tiempo, las pantallas permanecieron encendidas 16 horas al día.

El segundo grupo fue expuesto a la luz de otras seis tabletas que esta vez tenían un filtro externo superpuesto destinado a absorber longitudes de onda corta.

El tercer grupo de roedores no fue expuesto a ningún tipo de luz.

El resultado

Tras este periodo, se realizó un análisis de la retina de todos los roedores. Los del primer grupo demostraron que la muerte celular en las capas nucleares interna y externa era un 23 por ciento mayor, en comparación con el grupo de roedores que no se expusieron a la luz LED de los dispositivos.

Por su parte, los roedores del segundo grupo apenas manifestaron muerte celular aunque sí vieron algunas variaciones individuales.

Igualmente, los investigadores pudieron constatar que la exposición a luz LED favorece la expresión de genes que promueven la muerte celular así como los de las enzimas que están implicadas en ella, a la vez que bloquean la expresión de los genes implicados en la supervivencia celular. Sánchez-Ramos explicó que esta muerte celular observada puede conllevar daños en la mácula que provoque falta de visión central, como si se vieran manchas.

Aunque los responsables del experimento no han querido extrapolar aún los resultados a los humanos, el trabajo evidencia el daño ocular que puede sufrirse con la exposición continuada a las pantallas de dispositivos. Daño que puede ser hasta siete veces mayor cuando se utiliza un Smartphone que un ordenador, por la distancia a la que se usa. Igualmente, Sánchez-Ramos ha recordado que los niños reciben tres veces más luz que un adulto con un mismo dispositivo, ya que “al tener un brazo más corto hay menos distancia entre el ojo y la pantalla”.

Prevención

Para minimizar este daño, se recomienda el uso de filtros protectores en todos los dispositivos electrónicos así como la realización de descansos periódicos al uso de pantallas de cualquier dispositivo y bajar su intensidad, que a su juicio “no tiene que estar siempre en los niveles más altos”.

Publicado en Artículos.

Deja un comentario