El Tribunal Supremo reconoce legalmente que el uso de las pantallas digitales perjudica la salud ocular

Que el  uso de las pantallas digitales perjudica la salud ocular es algo que ya sabíamos y que hemos tratado en este blog en anteriores entradas. Ahora, el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que se reconoce que el desprendimiento de retina sufrido por una administrativa delante de su pantalla de ordenador es un accidente laboral ya que se trata de una lesión producida en lugar y tiempo de trabajo.

La citada sentencia anula la anterior dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia que declaró que su incapacidad temporal derivaba de una enfermedad común.

Desde MiraDA queremos recordar que diariamente millones de trabajadores pueden estar poniendo en peligro sus ojos debido a los peligros asociados a la luz de alta energía o luz azul que emiten los dispositivos electrónicos.

¿Qué daños provocan?

Según ‘The Vision Council’ el 73% de los millennials (término con el que designan a la generación cuyos miembros poseen menos de 30 años, tienen estudios, han sido criados en un ambiente económico medio-alto y son consumidores de tecnología) padecen síntomas de fatiga visual tales como sequedad e irritación en los ojos, dolores de cabeza, cuellos e incluso espalda y visión borrosa causa del uso excesivo de pantallas.

Pero hay más. La exposición prolongada a la luz de onda corta que emiten estos aparatos provoca daños irreversibles en la retina, degeneración macular y, si hablamos de sus efectos en niños, los riesgos se multiplican ya que sus tejidos son más sensibles. Además, el uso excesivo de los smartphones por ejemplo hace que aumente la tensión de nuestro sistema ocular.

¿Cómo podemos detectarlo?

Los afectados suele ver destellos luminosos, formas irregulares flotando, pérdida de visión y visión borrosa que aparece de forma abrupta.

No obstante, existen otra graves dolencias retinianas, como por ejemplo, la degeneración macular ya mencionada, que son acumulativas y donde el afectado no suele ser consciente hasta que es demasiado tarde. Aunque el desprendiendo de retina puede intervenirse quirúrgicamente si esta se daña gravemente no existe curación posible. Por ello es importante que cuidemos nuestra salud ocular y que vigilemos las horas de exposición a las pantallas retroiluminadas.

 ¿Cómo podemos evitar estos daños?

Puesto que estos dispositivos están presenten en nuestro día y ya es difícil deshacernos de ellos, desde MiraDA tenemos varias recomendaciones:

– Proteger nuestros ojos con lentes específicas con filtros para la luz azul que se adaptan en una gafa convencional.

– Usar protectores de pantallas que filtran la luz azul que emiten estos dispositivos.

–  Practicar la regla 20-20-20 y aliarnos al enemigo: Por cada 20 minutos de exposición a un dispositivo electrónico, debemos dar 20 minutos de descanso a nuestros ojos mirando a una distancia de 20 pies (9 metros aprox.)

Publicado en Higiene visual y etiquetado , , , , , , .

Deja un comentario