Monet, la distorsión y el adiós a los azules

Si hace unas semanas hablábamos de los característicos amarillos de Van Gogh hoy hablaremos de otro gran pintor impresionista, Monet. Oscar – Claude Monet fue uno de los creadores del impresionismo y, al igual que otros colegas de corriente pictórica, este francés se caracterizaba por eliminar detalles y distorsionar los motivos que pintaba con grandes pinceladas.

Al final de su vida, se dice que sus obras se volvieron más impresionistas que nunca ya que esta tendencia se acrecentó considerablemente, haciendo que sus cuadros fueran una amalgama de colores y manchas bellísimas pero sin grandes detalles. La explicación para esta nueva tendencia podría estar en sus ojos.

Resultado de imagen de monet palacio del gran canal

Según cuentan los expertos, las cataratas del francés pudieron empezar en torno a 1908, cuando realiza pinturas como Palacio del Gran Canal o El palacio de los Doges. Esta enfermedad visual es al que hizo que el pintor viese borroso y siempre en tonos ocres, debido al oscurecimiento de la córnea. Es entonces cuando sus azules y violetas más característicos desaparecen de sus obras y se inicia en el uso de tonos ocres.

Ver esta tendencia es fácil si analizamos algunos de sus cuadros ya que Monet repetía una y otra vez un motivo a lo largo de su vida. Las series de Nenúfares o Sauces llorones son claros ejemplos que nos muestran su preferencia por los azules tendencia que desapareció en favor de los tonos tierra.

Resultado de imagen de Nenúfares (Monet)Imagen relacionada

Tras años con esta enfermedad y después de numerosas renuncias a una operación, Monet decidió someter sus ojos a una operación que le permitiría seguir con su trabajo de manera normal. Hacia 1922, fecha en la que se operó, el artista francés había perdido casi por completo la visión de su ojo derecho y el izquierdo también empezaba a estar seriamente afectado.

Tras la intervención, el doctor anunció que su visión en cerca había sido recuperada casi por completo. Podía calificarse de perfecta, sin embargo, en lejos los resultados no fueron tan buenos y el doctor aconsejó algo de entrenamiento y terapia para eliminar por completo las molestias. Pese a los grandes avances conseguidos, Monet rechazó someterse a otra intervención en el ojo izquierdo.

En las consultas posteriores a su intervención, el célebre pintor comentaba a su oftalmólogo lo siguiente: “Veo el azul, no veo el rojo, ni tampoco el amarillo; me fastidia terriblemente porque sé que esos colores existen, porque sé que en mi paleta hay rojo, amarillo, un verde especial, un tipo de violeta…, y ahora no los veo como los veía, pero, sin embargo, me acuerdo muy bien de las tonalidades que obtenía”. Cuando le preguntaban, por ejemplo, cómo sabía que estaba pintando algo azul, respondía que “porque lo leo en los tubos de pintura”.

Resultado de imagen de el parlamento de londres durante el ocaso monet

Como solución a este problema que tanto afectaba a Monet y que había hecho que su forma de pintar variase, los oftalmólogos recomendaron el uso de lentes tintadas, hecho que mejoró algo la situación y que le permitió pintar hasta el día de su muerte. Gracias a esto hoy podemos disfrutar de obras que fueron el anuncio del arte surrealista y abstracto que estaba a punto de llegar.

En MiraDA trabajamos con lentes y filtros especiales para los efectos no deseados (los destellos, la falta de sensibilidad al contraste o el efecto de amontonamiento) producidos por las cataratas o su operación, tras cirugía láser para la miopía,  u otras enfermedades como la degeneración macular que afecta a un porcentaje muy alto de nuestra población senil. Si te encuentras en uno de estos casos o tienes dudas, ven a visitarnos, ¡te ayudaremos!

Publicado en Sin Categoría y etiquetado , , , , .

Deja un comentario