¿Cómo prevenir y detectar una posible adicción?

En entradas anteriores de nuestro blog hemos hablado de la creciente adicción a determinado videojuego que se está certificando entre los más jóvenes de la casa. Pero la cuestión es que no es solo una adicción a un juego puntual, la sociedad actual, en la que el ocio a través de actividades adictivas está normalizado, está provocando que cada vez haya más casos de niños y jóvenes adictos a dispositivos electrónicos sin que nadie se percate de ello.

Por este motivo, desde MiraDA queremos ofrecer algunas pautas que pueden ayudar a padres y educadores a detectar un posible trastorno de este tipo. Sin ánimo de alarmar, solo de formar, os invitamos a leer este interesante artículo que hemos preparado para vosotros.

Resultado de imagen de adiccion videojuegos

Las principales claves que nos ayudarán a controlar y prevenir una posible adicción son:

  • Controlar el tiempo, pero sin prohibiciones. No se trata de demonizar determinados juegos, se trata de educar en su correcto uso. Prohibir que los niños tengan consola o dispositivos electrónicos puede tener efectos contraproducentes y sería absurdo en el entorno actual. Por eso lo más recomendable es controlar el tiempo de conexión y de juego con el objetivo de que no interfiera en la vida social, familiar y escolar.
  • Establecer límites horarios de uso. La Asociación Pediátrica Americana recomienda que los niños de entre tres y doce años jueguen una o dos horas al día como máximo, sobre todo durante los fines de semana. Entrados en la adolescencia, los límites resultan más complicados de mantener, así que el consejo de psicólogos y trabajadores sociales pasa por consensuar el tiempo de conexión. No sirve desenchufar la consola; es mejor poner normas en cuanto al tiempo de juego y garantizar que se cumplen avisando minutos antes para darles opción a que guarden la partida o la acaben como quieran.
  • Vigilar cuánto se juega y a qué se juega. No basta con pactar un tiempo de juego y desentendernos, conviene que se supervise igualmente el tipo de contenido al que acceden los menores ya que en ocasiones, como vimos en la entrada anterior, los gráficos infantiloides pueden enmascarar un contenido más apto para adultos que para preadolescentes. En las carátulas de los videojuegos o en sus fichas técnicas, en caso de adquirirlos de forma ‘online’, figura la edad recomendada de juego. Es por tanto muy recomendable seguir estas indicaciones. Igualmente, las consolas pueden ser una forma de ocio familiar, jueguen cons sus hijos, descubran qué juegos les enganchan y aconsejen o prohíban habiendo visto de primera mano lo que el juego en cuestión les ofrece. Lo ideal es que no se prohíba por prohibir, sino que se le ofrezcan alternativas más saludables para su correcto desarrollo emocional y cognitivo. Ofrezcan alternativas.

¿Cómo detectar un problema?

Entre los síntomas más frecuentes encontramos:

  • Mi hijo prefiere jugar antes que estar con sus amigos.
  • Hay cambios constantes de ánimo o humor cuando falla la conexión a Internet.
  • Hay un desajuste en sus horarios.
  • Se produce una bajada del rendimiento escolar.
  • Irascibilidad desproporcionada.

Resultado de imagen de adiccion adolescente

En la misma línea Álvaro Bilbao, doctor en Psicología de la Salud, neuropsicólogo y colaborador con la Organización Mundial de la Salud ha manifestado recientemente que: «Las nuevas tecnologías, los videojuegos y estar mirando cosas en Internet continuamente hacen que el niño esté constantemente estimulado y tenga menos oportunidad de ejercer autocontrol, porque todo el control lo lleva la máquina. Si los estímulos a los que está expuesto son muy intensos, muy rápidos, como en los videojuegos, el niño puede perder el interés por cosas que son un poco más lentas o menos intensas, como la maestra, la pizarra, un libro o jugar en la calle con los amigos; el niño se acostumbra a tener estímulos muy rápidos y cuando bajan de velocidad se empieza a aburrir», apunta este experto.

Por ello, desde MiraDA reiteramos la importancia de los juegos tradicionales que estimulan el desarrollo cognitivo de nuestros hijos así como sus relaciones afectivas. En nuestro blog podréis encontrar numerosas entradas con juegos adaptados a todas las edades que sin duda suponen una gran alternativa a los videojuegos y que resultan igual de divertidos o más. ¿A qué esperas para regalar uno?

Publicado en Artículos.

Deja un comentario