MiraDA acude a un seminario sobre Nutrición Celular Activa y Terapia Floral de Bach

El pasado sábado, 11 de febrero, nuestra directora y compañera, Natalia Díaz-Arca acudió a una serie de conferencias sobre nutrición celular y terapia floral donde pudo poner en común con los conferenciantes la importancia de estas terapias así como la relación entre hiperactividad y alimentación.

Las jornadas estaban organizadas por profesionales de la salud que desgranaron las claves para la óptima combinación de la Nutrición Celular Activa y la Terapia Floral de Bach. Durante la comida posterior al evento, nuestra directora intercambió opiniones con el ponente, José María Sánchez Navarro, titulado en Naturopatía y Osteopatía por la Universidad del Escorial, Profesor de NCA, psicoterapeuta transpersonal y especialista en micronutrición y dietoterapia por la Universidad de Almería.

Ambos intercambiaron impresiones y experiencias que les ayudaron a confirmar la relación entre la hiperactividad y los problemas visuales no diagnosticados. En la gran mayoría de los casos un falso diagnóstico, una mala alimentación y el abuso de una medicación inadecuada podía agravar la situación de los pacientes.

¿Qué es la nutrición celular activa?

Es un lenguaje creado por el Dr. Claude Lagarde que nos ayuda a escuchar y entender nuestro cuerpo. Gracias a él podemos entablar un diálogo íntimo y personal con nuestras células que nos ayudará a sentirnos mejor y entender los cambios que percibamos en el mismo.

¿Qué son las Flores de Bach?

Son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales como miedos, ansiedad, estrés, depresión u obsesión. No son medicamentos realmente, son sustancias naturales que se vuelven más efectivas cuanto más se tomen ya que impregnan el cuerpo y nos ayudan a mejorar la auto-observación y el entendimiento de aquello que es perjudicial para nuestro cuerpo.

¿Qué relación tienen con la alimentación y l
a hiperactividad?

La alimentación y el trastorno de hiperactividad van de la mano. Un niño con intolerancias no diagnosticadas estará alterado, inquieto, irritable,…Por ello debemos ayudarle a entender su cuerpo, a escucharse y a comprender lo que le pasa.

Es importante tener en cuenta que los desequilibrios de la salud no tienen por qué ser solo físicos. Nuestro cuerpo es un todo, conectado e intercomunicado que se expresa a través de las emociones y las acciones.

Por ello, además de una alimentación acorde con nuestras necesidades, terapias como las descritas nos dan una alternativa natural para mejorar nuestras emociones y sentimientos. Nos ayudan a escuchar y entender nuestro cuerpo, a comprender qué nos ocurre y por qué y, sin duda, nos dan calidad de vida sin necesidad de elementos químicos. Simplemente tenemos que aprender a entendernos.

Publicado en Visitas.

Deja un comentario