¿Todos tenemos visión en 3D?

La respuesta es: no ya que hay muchas personas que no ven en 3D por problemas visuales con o sin estrabismo y que no lo saben. Para entender mejor esta respuesta, en la entrada del blog de esta semana vamos a hablar sobre la estereópsis o visión en 3D.

Cuando vamos por primera vez al cine para ver una película en 3D todos esperamos ver imágenes flotando, gotas que parezca que nos van a mojar o trenes que nos arrollen si no nos tiramos de la butaca. Y en la mayoría de los casos, así ocurre. Pero lo cierto es que todos conocemos a alguien a quien estas películas no le llaman la atención, no le gustan porque simplemente considera que este tipo de cine es incómodo y molesto.

¿Por qué ocurre esto? Vamos a explicarlo con un ejemplo. Supongamos que tenemos enfrente un balón. Si queremos mirarlo nuestra visión periférica lo localizará en el espacio y si nuestros dos ojos están alineados apuntarán justo a la pelota. De cada ojo (que actúa de manera independiente) obtendremos una imagen (cada una de ellas observada desde una perspectiva) y ambas serán transportadas al cerebro. Una vez allí esas imágenes deben fusionarse en una sola. Como no son exactamente idénticas, si no que tienen perspectivas ligeramente diferentes se crea una imagen única con volumen y por tanto el cerebro interpretará que lo que estamos viendo es, en efecto, una esfera. Posteriormente, durante la fase de procesamiento, dicha esfera será identificada como un balón, y eso será lo que veremos.

Entendida la parte de cómo vemos una pelota, sigamos con el ejemplo del cine. Ya hemos explicado que la estereópsis se consigue gracias a la fusión de dos imágenes. Cabe esperar que si una persona tiene un solo ojo no tendrá visión en profundidad o 3D (verá un círculo, no una esfera y el cine en 3D no tendrá mucho sentido para él) y en el caso de que los ojos estén desalineados (estrabismo) la perspectiva de las imágenes será tan diferente que el cerebro no será capaz de fusionarlas adecuadamente. Este último caso también se da cuando existe una ambliopía (ojo vago) ya que una imagen será nítida pero la otra estará muy borrosa, y el resultado de la fusión será una imagen que no se asemeja a la realidad. Lo normal, tanto en niños como en adultos, es que una de las dos imágenes recibidas se elimine (se suprime) y por tanto solo se trabaje con una de ellas (como si solo tuviésemos un ojo). En estos casos encontraríamos, por tanto, a la persona a la que no le gusta ver películas en 3D. Realmente sí tienen la capacidad de ver en tres dimensiones pero presentan una alteración de sus habilidades visuales que les impide disfrutar de esa capacidad plenamente. Simplemente habrá que trabajar para reactivar este tipo de visión.

Las personas que o bien no tienen estereópsis o bien es muy baja localizan objetos en el espacio a través de otros sentidos tales como la propiocepción, utilizando referencias como las sombras o bien sirviéndose de la visualización, por ello aunque vean un círculo interpretarán una esfera.

¿Es posible entrenar la estereópsis?

En casos de pacientes con baja visión en 3D sí se puede entrenar la visión en profundidad. Para ello primero hay que evaluar el estado del sistema visual, analizar todas las habilidades que lo componen, estudiar las posibilidades de éxito y, en dicho caso, entrenarlas con un programa de terapia visual personalizado a cada paciente.

En Centro Visual MiraDA trabajamos con y para el cerebro, a cualquier edad. Si tienes dificultades en el cálculo de distancias, tienes estrabismo u ambliopía no dudes ponerte en contacto con nosotros para solicitar más información. Ver bien es fundamental para pensar mejor.

Publicado en Ambliopía, Artículos, Estrabismo y etiquetado , , , , , , , , .

Deja un comentario