Loading...

Graduación Visual

La graduación o refracción nos permite conocer la  agudeza visual de una persona, es decir, la nitidez con la que percibe los objetos a corta, media o bien larga distancia.

Cuando nos vemos el 100% a una distancia puede ser que tengamos un defecto de refracción y necesitemos llevar unas lentes para ver bien.

En el ojo emétrope (con refracción normal), los rayos luminosos que entran son enfocados  sobre la retina  por la córnea y el cristalino, creando una imagen nítida  que se transmite al cerebro.

Los defectos de la refracción impiden al ojo enfocar con nitidez las imágenes  sobre la retina, causando visión borrosa y síntomas asociados como dolor de cabeza, visión doble…

Principales defectos

Existen diferentes defectos de refracción: Miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia o vista cansada.

En la miopía el punto de enfoque está por delante de la retina porque la córnea tiene demasiada curvatura o la longitud axial del ojo es excesiva. Los objetos distantes se ven borrosos, mientras que los cercanos pueden verse claramente. Para corregirla, se emplean lentes cóncavas (negativas). Los defectos de la refracción miópicos en los niños suelen aumentar hasta que termina el crecimiento.

En la hipermetropía, el punto de enfoque está por detrás de la retina porque la córnea tiene una curvatura demasiado aplanada o la longitud axial es demasiado corta. En los adultos se ven borrosos los objetos alejados y cercanos. Los niños y adultos jóvenes que presentan una hipermetropía leve a veces pueden ver claramente por su capacidad para acomodar. Para corregir la hipermetropía, se utiliza una lenta convexa (positiva).

En el astigmatismo una curvatura no esférica (variable) de la córnea o el cristalino hace que los rayos luminosos de distintas orientaciones (p. ej., vertical, oblicuo, horizontal) se enfoquen en puntos diferentes. Para corregirlo, se emplean lentes cilíndricas (segmentos cortados de un cilindro). Las lentes cilíndricas no tienen potencia refractiva en un eje y son cóncavas o convexas en el otro.

La presbicia es la pérdida de la capacidad de cambiar la forma del cristalino para enfocar objetos cercanos debida al envejecimiento. Normalmente, se pone de manifiesto hacia comienzos o mediados de la quinta década de la vida. Se corrige usando lentes convexas (positivas) para ver objetos cercanos. Éstas pueden suministrarse como gafas separadas o estar incluidas en una lenta bifocal o una de foco variable.