La dieta mediterránea ayuda a prevenir la degeneración macular  

Los beneficios de nuestra dieta mediterránea son muchos y muy conocidos. Gracias a una alimentación saludable a base de productos frescos de la huerta mediterránea podemos luchar contra el colesterol, la obesidad y un sinfín de problemas de salud. Un reciente estudio ha querido añadir un nuevo beneficio a este régimen de alimentación: la prevención contra la degeneración macular.

Investigaciones recientes han demostrado que una dieta deficiente juega un papel importante en el desarrollo de la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), una de las principales causas de ceguera en los Estados Unidos.

En las conclusiones de estos estudios, llevados a cabo por investigadores de la Unión Europea, se revela que las personas que siguieron una dieta mediterránea redujeron el riesgo de padecer DMAE en una etapa avanzada en un 41%, lo que sugiere que este tipo de alimentación resulta beneficiosa tanto para los que ya la padezcan, pues ayuda a frenar su avance como para los que no, ya que es preventiva.

¿Qué es la DMAE?

La DMAE es una enfermedad ocular degenerativa. Causa tanto la pérdida de la visión central, que es crucial para las actividades cotidianas simples, como la capacidad de ver caras, conducir, leer y escribir. Es una de las principales causas de pérdida de la visión entre las personas mayores de 50 años y afecta a 1,8 millones de estadounidenses. Para 2020, se espera que ese número aumente a casi 3 millones.

Hay dos tipos de DMAE: la seca y la húmeda. El tipo seco afecta alrededor del 80 al 90 por ciento de las personas con DMAE. En ella, se forman pequeños depósitos blancos o amarillentos, llamados drusas, en la retina, que se deterioran con el tiempo. En la forma húmeda, los vasos sanguíneos crecen debajo de la retina y se filtran. Si bien existe un tratamiento efectivo disponible para el tipo húmedo, no existe un tratamiento disponible para la DMAE seca.

¿Cómo se llevó a cabo la investigación?

Para este último estudio, los investigadores analizaron cuestionarios de frecuencia de consumo alimentario de casi 5,000 personas que participaron en dos investigaciones previas: el Estudio de Rotterdam, que evaluó el riesgo de enfermedad en personas de 55 años o más, y el Estudio Alienor, que evaluó la asociación entre enfermedades oculares y factores nutricionales en personas mayores de 73 años.
Los pacientes del estudio de Rotterdam fueron examinados y completaron cuestionarios de alimentos cada cinco años durante un período de 21 años, mientras que los pacientes del estudio Alienor se examinaron cada dos años durante un período de 4 años. Los investigadores descubrieron que aquellos que seguían de forma más estricta la dieta tenían un 41 por ciento menos de probabilidades de desarrollar DMAE en comparación con los que no seguían la dieta.
También descubrieron que ninguno de los componentes individuales de una dieta mediterránea por sí solos (pescado, frutas, verduras, etc.) redujo el riesgo de DMAE. Más bien, fue el patrón completo de comer una dieta rica en nutrientes lo que redujo significativamente el riesgo de DMAE tardía.

Recordemos que la dieta mediterránea se basa en el consumo de pescado, frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y aceite de oliva principalmente. Desde hace años, este tipo de alimentación se ha revelado como un gran aliado para mejorar la salud de nuestro corazón, ya que previene el padecimiento de enfermedades cardiacas, así como de nuestro cerebro, pues previene el deterioro cognitivo del que la consume con regularidad.

La conclusión por lo tanto es clara, seguir una dieta mediterránea de manera regular mejora nuestra salud a todos los niveles. ¿A qué esperas para rehacer tus menús?Ven a MiraDA y disfruta de nuestro Servicio de Nutrición ortomolecular personalizado. Te diseñaremos el menú alimenticio más beneficioso para tu cuerpo y tu cerebro que te ayudará a prevenir el envejecimiento celular y las enfermedades: Somos lo que comemos.

Publicado en Artículos.

Deja un comentario