Hoy hablamos del… caso de Olga

En la entrada de esta semana  queremos contaros la historia de Olga, una de nuestras pacientes, que tras finalizar con éxito su tratamiento personalizado, ha querido compartir su experiencia. ¡Gracias por tu generosiudad, Olga!

Olga, de 16 años,  acudió a nuestro centro debido a su bajo rendimiento escolar. Siempre ha sido una chica muy constante y trabajadora, pero los resultados no eran acorde con el gran esfuerzo y el interés que le ponía a los estudios.  Tanto ella como sus padres sentían que no estaba alcanzando todo su potencial. ¿A qué se debería?

Síntomas visuales

Como en tantos otros casos, los síntomas visuales de nuestra paciente eran similares a los de otros casos ya presentados:

-Dolores de cabeza.

-Se acercaba mucho para leer y escribir.

-Se frotaba los ojos.

-Le salían orzuelos.

-Se saltaba letras o renglones.

-Evitaba escribir.

-Fotofobia.

-Ladeaba la cabeza al leer o escribir.

-Tenía dificultades para ver de lejos.

-Vocalizaba silenciosamente cuando leía.

-Veía doble cuando leía o trabajaba en cerca.

-Veía borroso de lejos después de hacer un trabajo continuado en cerca.

-Vértigos.

Diagnóstico.

Tras un análisis exhaustivo de la paciente, nuestro equipo diagnostica que Olga presentaba dificultades a nivel de eficacia visual (binocularidad, movimientos oculares, acomodación…) y en su memoria visual. Igualmente, detectamos que era más eficiente cuando estudiaba repitiendo la lección en voz alta, lo que demuestra que Olga tiene una memoria auditiva.

Tratamiento.

-Se le prescribieron gafas con la corrección óptica necesaria y prismas con el objetivo de ayudar a su sistema visual a trabajar de forma más eficiente. Desde el primer momento mejoró considerablemente su velocidad lectora y disminuyó su tensión.

-Se realizó un programa de terapia visual personalizado en base a los resultados obtenidos y objetivos de los padres y la paciente. El tratamiento ha tenido una duración de 47 sesiones, en ellas hemos trabajado todas las habilidades que no estaban en su potencial, haciendo gran hincapié en la memoria visual; Olga ha tenido que cambiar su forma de estudiar ya que utilizando la vía visual (memoria fotográfica) somos mucho más eficientes y por tanto el rendimiento escolar es mayor.

Seguimiento.

Olga ha conseguido todos los objetivos propuestos al inicio, todos sus síntomas han desaparecido y hemos logrado que su sistema visual trabaje de forma eficiente y automática.

Trabajar su memoria ha sido un gran reto, tanto Olga como su optometrista han invertido mucho esfuerzo y finalmente queda la recompensa del trabajo bien hecho.

Queremos agradecer a Olga su gran actitud e interés durante las clases y le deseamos que le vaya muy bien en la nueva etapa académica que comienza.

Sólo aquellos que arriesgan ir demasiado lejos pueden encontrar lo lejos que se puede llegar” T.S. Eliot.

Testimonio.

Os dejamos su experiencia.

Publicado en Casos prácticos y etiquetado , , , .

Deja un comentario