Síntomas

Ver bien para pensar mejor no es solo un lema, es una realidad que trabajamos en la terapia visual. La visión, como indica la optometrista Pilar Vergara, es mucho más que ver clara una imagen. Numerosos estudios nos muestran la relación entre los problemas visuales y los problemas de aprendizaje. Y es que ambos van de la mano.

Según un estudio publicado en la revista British Journal of Ophtalmology, “hay diferencias significativas en lectura entre los niños con ambliopía debida a un microestrabismo y niños con una visión normal. Un niño estrábico, tal y como explica Vergara en su libro Estrabismo y ojo vago. Mitos, leyendas y verdades, al leer, lleva cada ojo a una letra o palabra diferente en la página, lo que le confunde y le genera problemas de aprendizaje. En terapia visual no trabajamos estos problemas de aprendizaje sino que, como optometristas, trabajamos con la visión, mejorándola, solucionando sus deficiencias y haciendo por tanto que el cerebro funcione adecuadamente con todo lo que ello conlleva en el campo del aprendizaje. La mejora de la eficacia visual conlleva una mejora en la instrucción educativa.

Plasticidad cerebral

V.S. Ramachandran, director del Center of Brain and Cognition y profesor distinguido del departamento de Psicología y Neurociencias de la Universidad de San Diego, California y profesor adjunto de Biología en el Salk Institute, habla de la plasticidad cerebral en estos términos: “Estamos en una nueva era de la Neurociencia y cada día se investigan más aplicaciones para la rehabilitación cerebral. La neuroplasticidad es una realidad que nadie niega hoy día”.

Pero, ¿qué es exactamente la plasticidad cerebral? Es la capacidad del cerebro para realizar conexiones neuronales nuevas y la reorganizando de las antiguas después de algún daño sufrido.

¿Cómo podemos usar la plasticidad cerebral para mejorar nuestras habilidades? Gracias a esa capacidad de cambio constante que tiene nuestro cerebro y, a través de la terapia visual, el paciente se hace consciente de sus errores, los corrige, aprende habilidades nuevas, repara vías neuronales dañadas y crea otras nuevas. El cerebro, por tanto, cambia de estructura para mejorar. Hace uso de esa plasticidad para, a través de la estimulación que le proporciona la terapia visual, reparar las vías dañadas y, crear  conexiones nuevas.

Somos flexibles y modificables, como nuestro cerebro, y por lo tanto siempre podemos mejorar si empleamos las técnicas adecuadas..

Estrabismo

Es la desviación del alineamiento de un ojo en relación al otro de forma constante o intermitente, impidiendo la fijación de ambos ojos a un mismo punto del espacio. Esta falta de coordinación ocular ocasiona una visión binocular incorrecta que afecta al aprendizaje y a la percepción de la profundidad.

El estrabismo se considera un problema de aprendizaje por fallo en el alineamiento y coordinación binocular. Es el cerebro el que tiende a suprimir constantemente la visión de uno de los ojos para evitar ver doble (efecto conocido como diplopía).

estrabismo

Diferentes direcciones de ojos.

El estrabismo puede clasificarse atendiendo a diferentes criterios:

  • Según la dirección de la desviación pueden clasificarse en endo (desviación hacia dentro), exo (desviación hacia fuera), hiper (desviación hacia arriba), hipo (desviación hacia abajo) o ciclo o torsional
  • Según el ángulo de desviación pueden clasificarse en: concomitantes, cuando el ángulo de desviación es el mismo en todas las posiciones de la mirada o bien en incomitantes, cuando el ángulo de desviación varía de una posición de la mirada a otra.
  • Según la fijación, puede clasificarse en unilateral, cuando existe preferencia por un ojo mientras el otro siempre está desviado, es lo que llamamos ambliopía; o bien puede ser alternante, cuando el paciente fija alternativamente un ojo y posteriormente el otro. Este último caso nos indica que existe una buena visión con ambos ojos.

Solución MiraDa

Dependiendo del tipo de Estrabismo y del grado de desviación se estudian distintas opciones de tratamiento, siendo en la mayoría de ellas la terapia Neurovisuocognitiva la de elección junto a otras herramientas ( lentes de rendimiento, lentes de contacto, fototerapia Syntonic...) que utiliza el optometrista para conseguir no solo el alineamiento estético sino lo más importante que el cerebro del paciente aprenda a coordinar los dos ojos de forma automática llegando la información adecuada y precisa de ambos ojos y el paciente pueda disfrutar de su visión binocular, de la percepción en profundidad y su rendimiento visual alcance su máximo potencial, mejorando la concentración, atención...

Solución Tradicional

En niños, uso de gafas con/ sin parche, lentes con prismas, cirugía para corregir la desviación.

Estrabismo

Estrabismo

Ambliopía u ojo vago

La ambliopía, también conocida como ojo vago, se define como la disfunción por la cual la agudeza visual de uno de los ojos no alcanza el 100% de su capacidad sin causa aparente. Es decir, el ojo no está trabajando lo suficiente sin que haya alguna enfermedad o problema aparente y después de haber puesto la mejor corrección óptica posible.

¿Por qué el término ojo vago no es correcto? Porque el ojo no es vago. No le ocurre nada, simplemente se está produciendo una interrupción en el proceso neurológico de la visión. Vemos por tanto como, tal y como indica la optometrista Pilar Vergara, “la visión es un proceso que ocurre en el cerebro y no en el ojo.” El ojo funciona, no tiene problemas, es el recorrido que hace la visión hasta el cerebro lo que está dañado y hay que reparar a través de la terapia.

La ambliopía es una dificultad en la visión que afecta a la persona de manera integral. La agudeza visual es solo la punta del iceberg de la que derivan problemas que afectarán a

Iceberg de ambliopía. Pilar Vergara.

Iceberg de ambliopía. Pilar Vergara.

toda la vida del paciente.

Entre ellos encontramos:

  • Los movimientos oculares (el paciente puede presentar dificultades para golpear o recoger una pelota, lee guiándose con el dedo, se pierde al copiar de un lugar a otro,…),
  • El enfoque (que puede ocasionar problemas para copiar de la pizarra, provoca que la comprensión sea reducida y que el paciente evite la realización de tareas entre otros),
  • La coordinación ocular (aparecen las dificultades en la lectura comprensiva, se produce doble visión, atención limitada,…)
  • La coordinación ojo – mano (el paciente puede encontrar tareas como la escritura estresante y muy fatigosa, y tareas relacionadas con la motricidad fina muy difíciles),
  • Los conceptos direccionales (la ambliopía puede provocar la inversión de letras y números),
  • La reproducción de percepción visual de formas (el paciente confunde palabras similares o presenta problemas para dibujar) o
  • La memoria visual y visualización (en este campo, la ambliopía puede provocar problemas en el deletreo, baja comprensión lectora, o poca memoria de lo que vemos y leemos)

Solución MiraDa

Para niños, el tratamiento de elección es sin duda la terapia neurovisuocognitiva con la cual se consigue mejorar e incluso igualar las habilidades visuales de ambos ojos sin que el niño tenga que sufrir ni las miradas, burlas o comentarios de otros niños que le hacen sentir diferente cuando tiene que llevar parche durante tantas horas en el colegio.

Dependiendo del caso se utiliza el parche pero un tiempo muy limitado para realizar una serie de ejercicios para mejorar las habilidades visuales.

Solución Tradicional

En niños, uso de parche en el ojo con mejor visión para intentar mejorar la agudeza visual del ojo vago. Los riesgos que ocurren con frecuencia son que al tapar el ojo con buena visión y no permitir que se desarrolle adecuadamente, tras valoración se disminuye también la agudeza visual de ese ojo, se rompe la binocularidad ( usar los dos ojos ) y no se potencia el desarrollo adecuado en la visión binocular del niño.

En adultos, no se les da ninguna solución, se les suele decir que ese ojo nunca va a recuperar la vista.

Dificultades en el enfoque

El ojo humano actúa como una cámara fotográfica donde la luz entra por el iris y donde la pupila es la encargada de regular esa cantidad de luz contrayéndose o dilatándose según las necesidades.

Las imágenes se proyectan sobre un tejido fino,  la retina, y es aquí donde se transforman en señales nerviosas que, a través del nervio óptico, llegarán al cerebro. Cuando falla el enfoque, todo este proceso falla. Si la pupila no se ajusta como un objetivo según las necesidades del individuo, aparecen los problemas de visión y por consiguiente, de aprendizaje.

Solución MiraDa

Estudio del sistema de enfoque del paciente, tanto de su acomodación como su flexibilidad acomodativa y dependiendo de la dificultad se prescriben lentes especiales de rendimiento valorando la necesidad de trabajar con ejercicios para fortalecer el sistema y eliminarlo los síntomas desde la raíz.

Solución tradicional

En niños, no saben explicar lo que les pasa porque creen que a todo el mundo le ocurre lo mismo. Adoptan malas posturas y ponen mucho esfuerzo para mantener la visión en cerca, gastan mucha energía y parecen agotados tras hacer ejercicios en visión cercana.

Dificultades en la lectura

Omitir o confundir letras o palabras, saltarse renglones, acompañar la lectura con el dedo, mover la cabeza cuando se lee, tener una mala comprensión lectora, leer despacio, evitar la lectura, distraerse con frecuencia cuando se lee, tener problemas para seguir instrucciones, o recordar números y letras son síntomas de dificultades en la lectura. Estas dificultades merman no solo el aprendizaje, sino también el desarrollo del niño que puede llegar a tener problemas de autoestima.

Solución MiraDa

Ir a la raíz del problema, buscar en la evaluación optométrica si existen problemas en los movimientos oculomotores y en su caso prescripción de lentes de rendimiento y mediante ejercicios de terapia visual y otras herramientas visuales solucionar el problema desde el origen.

Solución tradicional

En niños, ayuda en casa bien por parte del tutor o profesor particular de apoyo que de forma oral explica al niño la lección, la información entra por la vía auditiva y no la vía visual por tanto el paciente puede entender mejor las cosas....

En adultos, evitar la lectura, no les gusta leer.

Déficit de atención

El trastorno de déficit de atención (TDA) tiene un origen neurobiológico, habitual en la infancia, provocado por la inmadurez de los sistemas que regulan el nivel de movimiento, atención o impulsividad. El padecer este trastorno por lo tanto, puede dificultar enormemente la concentración, el estarse quieto, el ser pausados y no impulsivos, el seguir instrucciones o recordarlas y, por lo tanto, el  aprendizaje. Puede venir acompañado de hiperactividad (TDAH), siendo ésta uno de los síntomas más evidentes.

Muchos niños diagnosticados con déficit de atención con o sin hiperactividad suelen tener problemas de visión no detectados en una consulta de oftalmología u óptica convencional.

Problemas de aprendizaje – Fracaso escolar

El fracaso escolar (situación en la que un alumno sin limitaciones intelectuales no alcanza los niveles escolares esperados) suele venir provocado por problemas de aprendizaje que nada tienen que ver con el nivel de inteligencia. En estos casos, los niños tratan de seguir instrucciones, de concentrarse, pero por sus dificultades de aprendizaje no lo logran, desembocando en el citado fracaso.

Suele darse en niños con déficit de atención con o sin hiperactividad. Entre los indicadores que pueden delatarnos este problema encontramos: Dificultad para entender y seguir tareas o instrucciones; problemas para recordar lo que alguien acaba de decir; dificultad en la lectura, al deletrear, o al escribir; problemas de lateralidad, de coordinación al caminar o hacer deporte, facilidad para perder cosas, confusiones relacionadas con el tiempo o irritabilidad.

Dificultades motoras

Las deficiencias motoras son alteraciones que afectan al sistema de control motor y postural,  por una inmadurez en las áreas del cerebro que controlan estas habilidades y que puede ocasionar problemas en la coordinación, lateralidad, equilibrio, postura, y rendimiento óptimo en deportes, En niños pueden provocar trastornos intelectuales, perceptivos o emocionales ya que puede afectar a su autoestima.

Entre los principales problemas que puede generar una discapacidad motriz encontramos: los movimientos incontrolados y dificultades en la coordinación, fuerza limitada, motricidad fina no desarrollada, retraso en el  habla  y dificultades para la visualización que le dificultaría a la persona en cuestión percibir la realidad a través de imágenes.

Mejora del rendimiento intelectual, físico y deportivo

Las habilidades visuales influyen en todos los aspectos de nuestra vida y si no están desarrolladas correctamente pueden aparecer problemas de la índole más diversa, desde dificultades de aprendizaje generales hasta problemas con la lectura y la escritura pasando por la coordinación o control postural y el óptimo rendimiento deportivo.

La terapia visual nos ayuda a corregir estas carencias y por lo tanto hace que mejore nuestro rendimiento intelectual y físico, mejorando nuestras destrezas. Si observa que su hijo se salta líneas al leer, no tiene comprensión lectora, necesita seguir la línea con el dedo al leer, presenta fatiga visual o dolores de cabeza frecuentes, no calcula bien las distancias o suele chocarse con las cosas, puede que tenga un problema visual no detectado que esté dificultando su aprendizaje.