10 juegos imprescindibles en tu carta de Reyes

¿Aún no has terminado tu carta a los Reyes Magos? ¡Genial! En MiraDA queremos ayudarte a que la completes con los mejores juegos de mesa con los que poder trabajar tu terapia visual de forma divertida. ¡Vas a querer que todos estén en tu carta!

1º) Chocolate Fix. Para los más golosos.  Un divertido juego de lógica en el que el jugador tiene que poner los bombones en la bandeja según la receta que les indican. Para ello tendrán que seguir las pistas que nos indican la posición de cada uno de los bombones. Este delicioso juego favorece el desarrollo de la lógica, el razonamiento y la copia de patrones.

2º) Bunny Boo. Para los más pequeños. Es un rompecabezas en 3D que ayudará a desarrollar la visión espacial de los más pequeños.  El juego está compuesto por tres piezas de madera de colores, un conejito y 60 tarjetas de desafío.  Ofrece varias modalidades de juego: por un lado, se pueden resolver las tarjetas y por otro se pueden usar las piezas como juguete de madera tradicional para afianzar las figuras y posiciones en el espacio. Con este juego, por tanto, los niños descubren los conceptos arriba-abajo, dentro-fuera, visible-escondido y desarrollan su capacidad espacial.

3º) Story cubes. El juego ideal para los viajes. Si crees que tienes imaginación e inventarte historias es lo tuyo, este es tu juego. El juego está formado por seis dados con imágenes en cada uno de sus lados. En total, 54 ideas que mezcladas pueden generar más de 10 millones de combinaciones. Lanza los dados y, comenzando por “Érase una vez…”, invéntate una historia que involucre los 9 resultados de los dados.

4º) Cortex Challenge. El más completo. Con este juego se trabaja la agilidad visual, la coordinación, la memoria, el razonamiento e incluso ¡el tacto! En cada caja hay 90 cartas con retos visuales. De estas cartas, 10 tienen una textura diferente y deberán ser identificadas por los jugadores solo con sus manos.

Para jugar se colocarán todas las cartas, menos las táctiles, en un mazo boca abajo. Cada carta tiene en su parte trasera un símbolo que nos da una pista del tipo de reto que habrá que superar (memoria, percepción espacial, reconocimiento de patrones, laberinto, color, coordinación, cálculo,…). Se da la vuelta a la carta y el primer jugador que resuelva el acertijo se llevará la carta. Por cada dos cartas del mismo tipo se obtiene una pieza de cerebro. El jugador que consiga cuatro piezas podrá realizar el puzle –cerebro y por lo tanto ganará la partida. Sin duda, un juego ideal para aprender y disfrutar en familia.

5º) Los tres cerditos. Para los amantes de los cuentos clásicos. Los tres cerditos es un juego aparentemente sencillo que está basado en el cuento clásico que tantas veces hemos contado. Destinado a niños de entre cuatro y ochos años de edad, consta de cuatro figuras de goma, un tablero, tres casas en distintas posiciones y un libro de retos agrupados por niveles. Tenemos dos objetivos diferentes: en uno, debemos dejar a los cerditos fuera de las casas porque no tenemos ningún lobo en el tablero y en los otros tenemos que conseguir meter a los cerditos en su casa dejando al lobo fuera.

Un juego completo y divertido que trabaja la observación, el seguimiento de las instrucciones visuales, la visión espacial entre otras habilidades.

6º) Fantasma Blitz. Para los más rápidos. Si crees que tienes los mejores reflejos de la familia es hora de demostrarlo con este fantástico juego. Consta de cinco piezas (un sillón, un ratón, una botella, un libro y un fantasma) y un mazo de cartas. Para poder jugar, las piezas se dispondrán en la mesa y las cartas boca abajo. En cada turno se desvela una carta y los jugadores deben atrapar rápidamente el objeto que coincide en forma y color con alguno de los mostrados en la carta. ¿Dónde está el truco? En que en la mayoría de las cartas no hay ningún objeto que encaje con esa descripción. Es entonces cuando los jugadores tienen que hacer uso de su agilidad mental y visual para coger el objeto que no coincide ni en forma ni en color con ninguno de los mostrados en la carta.

7º) Dobble. Para una partida rápida. Sin duda uno de los juegos favoritos en terapia visual para trabajar la discriminación visual. Dobble consta de 55 cartas con más de 50 dibujos diferentes. Hay varias formas de jugar pero el objetivo siempre es el mismo, encontrar el dibujo que hay igual en dos cartas. Los dibujos no siempre estarán del mismo tamaño ni de la misma posición por lo que será un buen juego para trabajar la figura fondo o la constancia de forma entre otras habilidades.

8º) Tricky Fingers. Para trabajar la motricidad fina. Un juego diferente, colorido y original que hace las delicias de los más pequeños de la casa. El  juego presenta dos cajas llenas de bolitas de colores y nuestro objetivo es copiar un patrón dado. Podemos hacer competiciones con otro jugador o jugar solos para trabajar nuestra motricidad. La clave está en que las bolitas se colocan desde abajo, y habrá que pensar bien el orden en que las colocas para que no se quede ninguna atrapada. Excelente opción para trabajar la planificación y la distribución espacial.

9º) Castle logic. Para los amantes de las construcciones. Construir, pensar y encajar son tres de los puntos fuertes que reúne este juego de puzles en 3D con piezas de madera. La dinámica es muy sencilla: hay que construir el castillo que nos propone la ficha reto. Para ello contamos con cuatro bloques-castillo, tres torres y un libro con retos dividido en cuatro niveles de dificultad. Con este juego, el niño desarrolla su visión espacial y aplica la lógica para la resolución del reto que se le plantea. ¿Qué torre va dentro de cada bloque? ¿Cuál es la dimensión de cada torreón?

10º) Utopía. Para urbanitas con poca perspectiva. Y para terminar, uno de mis favoritos, Utopía, un juego en el que tenemos edificios de diferentes tamaños que debemos colocar en una cuadrícula que simula ser una ciudad. La pista principal que tenemos para colocarlos es la cantidad de edificios que se ven desde cada punto. Es decir, para resolver cada uno de los niveles tendremos que imaginarnos qué se vería si yo estuviera en cada uno de los cuatro puntos de la ciudad. Un juego perfecto para trabajar los diferentes puntos de vista, la visualización y el razonamiento lógico.

Publicado en Juegos, Sin Categoría y etiquetado .

Deja un comentario